Loader
Entradas recientes
Los ritmos de la vida
410
post-template-default,single,single-post,postid-410,single-format-standard,bridge-core-2.1.4,ajax_updown,page_not_loaded,,side_menu_slide_with_content,width_370,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-20.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
 

Los ritmos de la vida

Los ritmos de la vida

¡Bailar es hermoso!

Bailar es gritarle al mundo: ¡Soy libre y estoy feliz!

Bailar significa olvidarnos de los prejuicios y del que dirán.

Bailar debe ser la máxima expresión de alegría que podamos demostrarle a los demás.

Bailar, bailar, bailar, aunque nuestro alrededor se esté desmoronando.

La vida es un baile, un baile que tiene caducidad, la muerte.

Qué importante es entender que la vida tiene diferentes ritmos que tendremos que bailar, nos guste o no. Muchos tendrán que bailar con el ritmo de un divorcio, otros con el ritmo de la pérdida total de un negocio, otros con el ritmo de una enfermedad, y esto no significa resignación ante el fracaso, sino que así lo decidimos.

Podemos pasar estos momentos tan crudos y desagradables, estos diferentes ritmos de la vida, con estilo. Si la vida tiene ritmo, pues nos la pasaremos bailando, aunque no sean nuestros ritmos favoritos.

Debo confesar que una de mis bandas favoritas de rock en español en los tiempos de mi juventud fue Maná, si, si ya se, ya estoy viejo, y me gustaba mucho bailar las canciones de Maná, así que cuando iba a un baile yo solo esperaba que tocaran su música para bailar sin descansar. El momento triste para mí era cuando terminaban y pasábamos a otro ritmo, entonces lo que yo hacía era irme a sentar. En ocasiones iba a pedirle al DJ que las pusiera otra vez. ¡Qué oso el mío! Solo de acordarme me dan ganas de irme a tirar de un puente.

Hasta que un día un amigo de la preparatoria al que le apodábamos “el pompín” (que por cierto era un gran bailarín), me dijo: “guapo” —así me decían a mí en la preparatoria; bueno, está bien, también me decían “flaco”—, “tienes que aprender a disfrutar los diferentes ritmos de baile para que tu noche sea súper divertida y completa”.

Efectivamente, lo mismo es con la vida: debemos aprender a bailar los diferentes ritmos que ella tiene para que nuestra vida entera sea divertida y completa. Cuánta razón tenía “el pompín” sobre disfrutar, conocer y aceptar esos diferentes ritmos de música.

Ahora bailo cumbias, baladas, break dance, merengue, chachachá y hasta polca y tango (¿piensas que exagero?) invítame a un baile y te darás cuenta de que no paro en toda la noche, la única pausa que hago es cuando la novia avienta el ramo, y aun así me veras dándole vuelta a la silla, digo… para no enfriarme.

Tenemos que convencernos de que la vida tiene ritmo, y que no siempre será el mismo, no siempre será el que más nos gusta, no siempre será el que más dominamos, ni el más popular. Me atrevo a decir que la vida sería aburrida si solo tuviera un solo ritmo y nunca cambiara.

El ritmo que nos está tocando bailar en esta temporada no es el mejor, ni el más agradable, quisiéramos que esta pieza musical tan desagradable terminé y no escucharla nunca más, por ahora es lo que hay y no dejaremos la pista sola, la bailaremos con estilo, con paciencia y con mucha fe.

Creo que la belleza de la vida implica que es impredecible, aunque a veces nos tome por sorpresa ese cambio de ritmo.

Las fiestas serían muy aburridas si solo hubiera un solo ritmo de música, de verdad te lo digo, serían muy aburridas. ¡Ahora lo entiendo, gracias a mi amigo “el pompín”!

Lily y yo disfrutamos tanto los diferentes ritmos cuando vamos a una fiesta, las bailamos todas, nos divertimos, nos cantamos las canciones cara a cara, nos reímos cuando algún ritmo lo bailamos mal, pero intentamos aprenderlo; la noche se resuelve cuando llega ese ritmo romántico y terminamos abrazados, créanme es lo mejor. No regresamos a casa diciendo: “¡Wow! ¡qué bien bailamos!”, sino: ¡Wow! ¡qué felices fuimos esta noche bailando juntos!

Aprendamos a bailar este ritmo tan raro en el que está la humanidad, creo que es un ritmo histórico. Aprende a bailar los diferentes ritmos de la vida, no te quedes sentado, y aunque algunos no los domines, ¡inténtalo!; ríete de lo que te sale mal, disfruta al máximo el ritmo que dominas, atrévete, adéntrate en otros que nunca imaginaste que un día bailarías. Ten por seguro que cuando menos lo esperes llegará ese momento en la vida donde estarás bailando románticamente y lo podrás disfrutar tanto que lo vivirás como si fuera un sueño.

Damas y caballeros, tengan por seguro que este ritmo desagradable que estamos bailando, pasará, que este ritmo tan desesperante para muchos se convertirá en un ritmo de paz, y que este ritmo de escasez se convertirá en un ritmo de abundancia, pero todo de la mano de Dios, podemos confiar que nuestro ritmo favorito llegará.

¡Bailemos juntos! ¿Aceptas?

Con cariño,

Gustavo Falcón

¡Nos leemos pronto!


Mis blogs son inéditos y nuevos cada vez.

…Pero si te quedaste con ganas de leer mas, adquiere mi libro «Rebeldes en agonía» ahora de manera digital y descárgalo en tus dispositivos móviles.

COMPRAR LIBRO

10 Comments
  • Cactácea
    Posted at 22:39h, 02 abril Responder

    Limpio mi casa como quién ordena sus sentimientos: a fondo, con ganas, para que huela limpio, así después puedo bailar descalza.. Puedo bailar tranquila, con música o sin música. Con cualquier baile que me ponga la vida, yo bailaré..
    Este

    • Cactácea
      Posted at 22:41h, 02 abril Responder

      Este nuevo blog si me gustó, sobre todo la parte que dices “aprende a bailar los diferentes ritmos de la vida”

  • Juan Carlos Gómez
    Posted at 00:27h, 03 abril Responder

    Gracias, es inspirador. He vivido muchos años esperando bailar solo el ritmo que domino, y me niego a toda posibilidad de cambio. Y en efecto, mucho tiempo he vivido sentado en esta vida.
    Es momento de intentarlo…

    • JUAN REYES
      Posted at 09:01h, 03 abril Responder

      Que razón tiene amadompastor ,Creo que estaba tan acostumbrado a bailar la vida como la parte rápida del payaso del rodeo jejeje y en estos tiempos aprenderé a bailar el son que me pongan …que hermosa analogía de la vida nos enseñó hoy …gracias por su ejemplo de vida y gracias a Dios por la vida de “El Pompin”

  • Rita Patricia Cano de Abrego
    Posted at 00:31h, 03 abril Responder

    Gracias por compartir.
    En la vida como cristianos nos toca siempre en algún momento bailar ritmos que no imaginamos.
    Pero sabemos que bajo la voluntad de nuestro Padre todo nos ayuda a bien.
    Saludos Falcony.
    Bendiciones abundantes.

  • Andrea Hernandez
    Posted at 02:49h, 03 abril Responder

    Sabías palabras Falcóny 👏👏👏

  • Yeimi Cabrera
    Posted at 04:42h, 03 abril Responder

    Me encanto !! 🔥🙌🏽

  • Manuel Adasme
    Posted at 05:18h, 03 abril Responder

    Me atrevería agregar que cada día, cada segundo tiene su ritmo, su forma, su aroma, y tal como lo planteas, que aburrido sería solo estar de una manera, debemos hoy pasarla mal, para que mañana disfrutemos lo bien que la pasaremos, debemos entregarnos hoy a Dios y mañana estaremos con El..

    Que en estos momentos de tristeza, desesperación y angustia, asimilemos que no estamos solos, que alguien está con nosotros y que si habitamos en su abrigo, miraremos bajo su protección y sombra.

    Que sigamos bailando, que no nos cansemos, porque aunque paremos, la música avanza…

  • Nancy
    Posted at 08:35h, 03 abril Responder

    Muy cierto!! Aprendamos a disfrutar cada etapa, cada circunstancia por más difícil que parezca, … Creo firmemente que hemos reido muchas más veces de lo que hemos llorado !!

    Gracias por devolver ese deseo de conocer a Jesús, ese deseo que estaba apagado que yo no quería encender, por muchas cosas que pasaron cuando asistía a la iglesia, cosas que destruyeron las ganas de hacerlo !
    Siga bendiciendo muchas vidas como bendice la mía ♥️

  • Miri Ortega
    Posted at 06:04h, 04 abril Responder

    No vienen estos textos en detras del telón? Me parecieron que ya los habia leído. Sin embargo es bueno recordar que de eso se trata la vida de vivirla con sus diferentes ritmos y matices. Gracias Pastor.

Post A Comment